Uncategorized

El prian y los 40 ladrones: Ramón Mata

El prian y los 40 ladrones: Ramón Mata

Tal como se describe en el cuento de Alí Babá y Los Cuarenta Ladrones, en México padecemos de una situación similar, en nuestro país bien podríamos hablar del saqueo de los bienes nacionales por una banda de políticos corruptos y entreguistas que se han dedicado a saquear y entregar los bienes de la nación a las manos más lucrativas de los diferentes sectores industriales, a las compañías extractivitas y acaparadores que se encargan de dominar con sus lógicas (amañadas) y fuerzas (perversas) del mercado.

Las precarias condiciones económicas en las que sobrevive más de la mitad de la población mexicana (60 millones de pobres, según datos del CONEVAL), las depreciaciones de la moneda nacional entre otros grandes y graves problemas nacionales, así como el actual “gasolinazo” constituyen una serie de malas decisiones gubernamental que fueron motivadas desde por lo menos hace cinco sexenios; por lo cual, bien nos podríamos preguntar: ¿El gasolinazo es solo culpa del Gobierno de Peña Nieto? No, pero quizás sea la consecuencia de lo que la clase política ha defendido e instaurado como régimen de gobierno, un acercamiento más acertado hacia que es el resultado de lo que Carlos Salinas de Gortari llamó en su momento “Liberalismo Social”, un idea falas para encubrir la verdadera cara del modelo neoliberal que se quería implantar en nuestro país, las malas decisiones (adversas y contrarias al interés nacional) pasan por las administraciones de Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón, todos igualmente culpables de por menos tres cosas: 1- De no haber enfrentado al sindicato corrupto de Pemex que llevó a la empresa más importante de México a una quiebra moral, técnica y financiera; 2- De la corrupción y el saqueo de las administraciones panistas y priístas, que han ordeñando a la paraestatal  con los precios más elevados del petróleo y por la vía de sorpresivos impuestos. 3-La decisión de no construir nuevas refinerías en México, la última construida en Salina Cruz, Oaxaca aproximadamente hace 40 años, lo que derivó en entregar el petróleo a las refinerías Texanas, derivando que el costo de la gasolina en México no esté directamente vinculado al precio internacional del petróleo sino al costo del dólar.

Peña Nieto no es más que una prueba real y fehaciente de las pretensiones neoliberales de los gobiernos pragmáticos y tecnócratas.  En la firma del Pacto por México (2013), Peña Nieto mencionó: “ahora que la democracia es ya una realidad irreversible, no queda sino dar “el siguiente paso en el perfeccionamiento democrático: transitar del sufragio efectivo al gobierno eficaz.” En ese discurso el término eficaz u/o eficacia aparece una y otra vez  entre sus palabras, lo mismo que la noción de que el Estado, para ser eficaz, debe adaptarse al ritmo y las circunstancias del mercado global. Es decir, el Estado no está ahí para alterar ese ritmo y esas circunstancias, y ni siquiera para servir de contrapeso a las dinámicas mercantiles, sino simplemente para adecuar las leyes y estructuras al estado actual de la economía y las relaciones sociales. Es, al fin y al cabo, el argumento de la “modernización” que tantas veces han cacaraqueado los gobiernos latinoamericanos de derecha: vamos a destiempo, un paso atrás del mercado, y la prioridad es darle alcance; pero no desarrollarnos de una manera más equitativa.

Un gobierno que insinúa que los proyectos ideológicos son cosa del pasado, y se define como un “gobierno facilitador”, hará cuanto sea posible para distanciarse de la dicotomía izquierda/derecha y situarse en un supuesto “centro político”. Desde luego que evitará mezclarse en polémicas culturales (nótese las nulas referencias de Peña Nieto a la historia mexicana) y gastará un lenguaje técnico, desprovisto de toda ilusión política y saturado de un cansino lenguaje técnico que rara vez alientan la controversia. Desde luego que revestirá sus acciones con un lenguaje de unidad y consenso y advertirá que todo disenso no es sino “encono” y “discordia” y que, por lo mismo, aquel que caiga en disenso puede ser castigado y señalado de anti-sistémico. Todos estos recursos retóricos, practicados por Peña Nieto en todos y cada uno de sus mensajes públicos, persiguen al final un efecto nada democrático (Aunque simuladamente nos pregunten: ¿Ustedes que hubieran hecho?) ocultar el conflicto, negar el antagonismo social y político e imponer su decisión gubernamental, acompañada y solapada por la disciplina partidista de los compinches diputados y senadores.

Es una mentira cuando se ha afirma que con el alza a las gasolinas México tiene ya un precio real, similar al de otros países del mundo. Lo que no se dice es que México tiene de los salarios más bajos de América Latina y de los llamados países en vías de desarrollo, eso ya no lo hace competitivo; el poder adquisitivo de la gente es muy limitado, mientas que en México con un salario mínimo al día un trabajador solo podrá comprar 5 litros de gasolina, en los Estados Unidos, un trabajador con un salario mínimo diario puede comprar desde 114 litros de gasolina; en México la gasolina es realmente muy costosa, la importación y los impuestos que se cobran por cada litro de Gasolina la encarecen tal y como lo vemos ahora; sin impuestos un litro de Gasolina debería de costar alrededor de 6 pesos, en Texas cuesta 5 pesos y en New York 11pesos; Entonces: ¿Cómo logro igualar el precio de las gasolinas entre países, cuando sus ingresos son dramáticamente distintos?; lo cierto es que vivimos en un país que aún no es competitivo, porque su capital más importante que es el capital humano viven en condiciones de subdesarrollo, con bajos niveles de educación y escasas oportunidades estables de empleo y bienestar social e individual. En México, todo sube, menos el salario real; las gasolinas son de las más caras de América Latina y la más cara para ser un país petrolero.

Con lo anterior, podemos deducir que con el gasolinazo gana el neoliberalismo y pierde la sociedad civil; Gana el oligopolio petrolero y los “40 ladrones” que operan la mafia del poder en México.

admin

enero 26th, 2017

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *